El certificado LEED (Leadership in Energy in Environmental Design) es  otro tipo de certificación, de aplicación voluntaria todavía pero cada vez más implantado, que ha sido desarrollado por el US Green Building Council (USGBC), y que se basa en un sistema de puntuación que mide el nivel de respeto medioambiental y de salud de los edificios. El certificado LEED se estructura en 5 categorías principales:

 

  • EMPLAZAMIENTO: mide el impacto que tiene la selección de un emplazamiento concreto sobre el medio ambiente local.
  • GESTIÓN DE AGUA: incluye la integración de tecnologías y estrategias para reducir la cantidad de agua potable consumida en el edifico.
  • CALIDAD AMBIENTAL INTERIOR: tiene en cuenta el uso de luz natural, criterios de confort térmico, acústico, ventilación y otros aspectos que inciden sobre la salud ambiental de un espacio.
  • MATERIALES: promueve las prácticas de reducción de deshecho de la construcción, de reciclado doméstico así como el uso de materiales reciclados o rápidamente renovables para la construcción.
  • ENERGÍA Y ATMÓSFERA: mide la eficiencia y comportamiento energético del edifico y que promueve la integración de energías renovables.
 

Dentro de cada una de estas categorías hay créditos o puntos para el cumplimiento de objetivos específicos y en función de los puntos conseguidos, permite alcanzar 4 niveles de certificación: CERTIFICADO,  PLATA,  ORO  ó  PLATINO.